Imagen aérea proyecto Regent’s Crescent 12 (destacada)

BIM para la pre-fabricación. Parte III: Regent’s Crescent

Varios siglos han pasado ya desde la Primera Revolución Industrial donde se empezaron a aplicar avances tecnológicos de la industria a la construcción. Sin embargo, la industrialización de la arquitectura es una tendencia que está en auge ahora y desde MV-BIM nos hacemos partícipes de ello desarrollando proyectos gracias a la tecnología BIM con un alto grado de prefabricación de elementos constructivos.

Como se trató en artículos anteriores, parte de nuestro trabajo cuando desarrollamos un proyecto de fachada es el diseño de paneles de armazón metálico (Steel Framing System), mediante programas informáticos, para su posterior fabricación con máquinas de corte por control numérico.

Esta novedosa aplicación de la tecnología BIM a la construcción nos posibilita perfeccionar y hacer más eficiente el sistema constructivo Steel Frame, que aunque poco conocido en España, es de gran popularidad en otros países y más antiguo de lo que podríamos pensar.

En este post indagaremos en los orígenes del Steel Framing System, su evolución y aplicación en la actualidad.

Antecedentes. El Balloon Frame.

La industrialización en la construcción se ha llevado a cabo debido a la aplicación de avances tecnológicos de cada época a la arquitectura tradicional, buscando una mayor calidad en los materiales empleados, facilidad de ejecución y mejora de las condiciones de confort.

El primer indicio de este fenómeno lo podemos observar en el sistema constructivo desarrollado en Norte América en el siglo XIX conocido como Balloon Frame. Mediante la sierra de vapor y a la fabricación de clavos en serie, la industria proporcionó piezas de madera normalizadas que, llevadas a la construcción, ofrecían la ventaja de no necesitar mano de obra especializada y la posibilidad de construir en lugares alejados de los centros de extracción de la materia prima.

Este tipo de construcción se basaba en el uso de listones de madera aserrados en fábricas, con unas dimensiones de 2x 4 pulgadas para  ser colocados a 40 cm de separación y fijados con clavos. La principal ventaja de utilizar estos elementos era la sencillez de montaje ya que no requerían de un alto conocimiento en carpintería ni herramientas específicas.

Imagen Ballon Frame

 

Evolución. El Platform Frame y el Steel Frame.

El Balloon Frame fue muy popular y evolucionó en el denominado Platform Frame, donde los armazones de fachada no tienen la altura completa del edificio sino la de cada planta, siendo interrumpidos por los forjados. El motivo de este cambio fue originado por la dificultad de producir montantes de madera con la longitud necesaria para abarcar dos o tres plantas. Sin embargo, el resultado ofrece otras ventajas, como un mejor comportamiento de la estructura ante el fuego, ya que el forjado interrumpe el paso de la llama de un nivel a otro en fachada. Además, la menor altura de los montantes posibilita crear paneles en fábrica para su posterior montaje en obra, dado que no suponen un problema para el transporte.

 

Imagen Platform Frame

 

Más adelante, con el desarrollo de la industria metalúrgica estadounidense se sustituyeron los elementos de madera por perfiles metálicos, dando lugar a lo que conocemos como Steel Framing System. En 1933 se presentó en la Feria Mundial de Chicago el prototipo de la primera residencia construida en base a este nuevo sistema, que podemos observar en la siguiente imagen.

 

Imagen Steel Framing System

 

Clasicismo y vanguardia. Regent’s Crescent.

El Steel Framing System, aunque originario de Estados Unidos, ha tenido una buena acogida en Reino Unido por las numerosas ventajas que ofrece y se encuentra presente en la mayoría de proyectos con cierta envergadura realizados en la actualidad.

Un ejemplo de ello es el complejo residencial Regent’s Crescent, donde participamos en la elaboración del proyecto de ejecución de fachadas.

El antiguo edificio conocido como Park Crescent, situado al sur del parque del mismo nombre en la ciudad de Londres, fue diseñado por el arquitecto John Nash al inicio del siglo XIX  en estilo neoclásico. De forma curva, abarcando un cuarto de circunferencia, se enfrenta a otro edificio simétrico rodeando el jardín que les precede. El diseño de Nash presenta un edificio austero y elegante donde el tradicional patio inglés, deja paso en planta baja a un pórtico de columnas jónicas pareadas que soportan un entablamento. La contigua balaustrada sobre el pórtico, las molduras de las ventanas y los frontones que rematan el edificio en los extremos, reflejan el gusto de la época por el lenguaje clásico.

 

Imagen Street View – Regent’s Crescent

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, parte del edificio fue derribado y más tarde se reconstruyó sin mucha precisión al recrear el estado original. Dada la zona emblemática en la que se encuentra el inmueble y el interés del mismo, hace unos años se volvió a demoler, para esta vez reconstruirlo respetando los detalles del primer edificio usando tecnología actual.

En MV-BIM colaboramos en su realización proporcionando los planos de ejecución necesarios en obra, defendiendo siempre el uso del mayor número de elementos prefabricados y aplicando las herramientas BIM más modernas.

Las fachadas de Regent’s Crescent, tanto las que se reconstruyen fieles al diseño original como las de nueva creación, se componen de una superposición de capas de materiales diferentes, donde los paneles de SFS encarnan el núcleo principal. Un sistema constructivo que se empezó a gestar en los mismos años en los que se creó la obra de John Nash, se retoma en el presente en clave moderna para dar vida de nuevo a un edificio emblemático maltratado por la historia.

 

Imagen modelo LOD 400 – Fachada

Imagen modelo LOD 400 – Fachada

 

En el nuevo Regent’s Crescent los paneles de SFS poseen función portante y proporcionan una superficie de anclaje a la capa de ladrillo externa. En las zonas de fachada ventilada o de muro cortina los paneles sirven de base para fijar la subestructura metálica o rellenar partes opacas. Además, entre sus perfiles se aloja aislamiento térmico e instalaciones de electricidad o fontanería.

 

Imagen modelo LOD 400 – Fachada

 

Cada panel es diseñado exclusivamente para la posición que ocupa, debido al facetado de la fachada, para asumir la curvatura del edificio y se tiene en cuenta el paso de conductos o tuberías, siendo casi todos los paneles diferentes entre sí.

Imagen modelo LOD 400 – Fachada

Imagen modelo LOD 400 – Fachada

 

Tanto la producción de planos de fabricación, al nivel de detalle alcanzado, como la elaboración de los paneles prefabricados, no sería rentable sin contar con las últimas herramientas de diseño BIM, plugins generadores de archivos CNC y máquinas de corte especializadas, como ya explicamos en la Parte I y II de esta serie de post.

Gracias a todo ello podemos considerarnos a la vanguardia de los procesos constructivos, desde el diseño al montaje en obra, siempre atentos a los avances de la tecnología BIM y su implementación en nuestro trabajo.

 

Imagen instalación paneles en obra

 

Un saludo a todos

Rafael Hidalgo